Skip to main content

Congreso en Bruselas: SIMPOSIO DE LA EFFIC “IMPACTO SOCIAL DEL DOLOR".

 
Abriendo el primer Simposio de la EFIC "Impacto social del Dolor", celebrado en Bruselas los días 4-5 de mayo de 2010, el presidente de la EFIC, Profesor Giustino Varrassi , dijo que el dolor no se ha reconocido como un importante problema de salud por muchos sistemas de atención sanitaria nacionales. Por este motivo, el Simposio se organizó sobre este tema con el objetivo de describir los problemas, ofrecer hechos y compartir las mejores prácticas. Ver programa del Simposio
 
El Dr.Alberto Grua de Grunenthal GmbH (Alemania) en su ponencia "¿Puede el dolor ser útil como indicador de calidad de los sistemas de atención de salud?", declaró que la situación con el manejo del dolor en los países europeos es heterogéneo y que las mejores prácticas en materia de prevención y tratamiento del dolor son escasamente compartidas en Europa. Él piensa que compartido, y por eso un mejor conocimiento sobre el impacto social del dolor nos ayudará a definir las medidas para mejorar la carga de dolor.

Además, el Prof. Paul C. Langley, de la Universidad de Minnesota, presentó los resultados de un análisis reciente sobre Salud en 2008 de la Encuesta Nacional de Bienestar para los países del G5 que apuntan a los efectos negativos del dolor sobre la salud relacionados con la calidad de vida, situación laboral, la productividad y la utilización de recursos sanitarios.
 

El
Prof. Serdar Erdine, Presidente del World Institute of Pain, en su discurso "El dolor crónico: una enfermedad sin nombre" ofreció los datos de la Organización Mundial de la Salud en la que se había estimado que aproximadamente el 80 por ciento de la población mundial no tiene  acceso al tratamiento de dolor moderado a severo, o ese tratamiento es insuficiente. Un tercio de los que sufren dolor crónico en la actualidad no se está tratando. Un cuarenta por ciento ha tenido un tratamiento incorrecto de su dolor. Él considera que el dolor crónico es una enfermedad sin nombre en Europa.

Estas ideas fueron desarrolladas por la Prof.Ceri Philips, la Universidad de Swansea (Reino Unido), quien afirmó que, aunque las intervenciones y los programas existentes son eficaces en el control del dolor, la prestación de estos servicios es insuficiente. Argumenta que el dolor y su manejo tienen que ser movidos más arriba en la agenda política, en las políticas gubernamentales en todos los países. Desde su punto de vista, una integración de varios enfoques de  distintas agencias y es necesario que participen todos los que tienen un interés en la prevención de problemas de salud en el trabajo,  tratamiento de la enfermedad y rehabilitación a aquellos que han sufrido de dolor.

El taller "Impacto del dolor en la sociedad", moderador del cual fue el Dr. Albrecht Kloepfer de Bureau for communication in health policies (Alemania), tuvo como objetivo estudiar la amplia gama de implicaciones sociales del dolor en la sociedad y que conduzca a decisiones estratégicas, no sólo desde el perspectiva de la salud política, sino también en otros campos de la política, como laboral o social. La audiencia de este taller fueron los políticos, los responsables de salud y sus asesores y representantes de los grupos de pacientes. Así, en el trabajo del taller participaron el Sr. Antonio Gaudioso, Vice Secretario General de Fundación Ciudadanía Activa (Italia), la Sra. Joana Gabriele, Directora del Foro Español de Pacientes, el Sr. Roberto Casale, Consejero EFIC (Italia), el Sr. Werner Kerschbaum, Secretario General Adjunto de la Roja Cruz (Austria), el Sr. Michel Vanhalewyn, Coordinador General de la Société générale scientifique de Médecine, la Sra. Gina Plunkett, Vice Presidenta del Dolor Crónico (Irlanda) y la Sra. Emília Altarriba, Presidenta de la Fundación FF.

La presentación de la Sra. Altarriba "El dolor y la calidad de vida en pacientes con fibromialgia" (Leer aqui) despertaron mucho interés y preguntas tanto por parte de los profesionales de salud, como representantes de grupos de pacientes.  Fueron establecidas relaciones con las organizaciones de pacientes de Italia, Holanda, Austria e Irlanda.